Mascarillas transparentes para sordos, para usuarios que necesitan ver los labios para comprender, así son las mascarillas inclusivas

La crisis sociosanitaria generada por la presencia del Coronavirus ha hecho que un nuevo y obligatorio complemento acompañe a gran parte de las personas de todo el mundo en su día a día: la mascarilla.

 

El uso de la mascarilla es la mejor forma de protegerse de los aerosoles que las personas enfermas expulsan al toser, hablar o estornudar y, por tanto, de limitar el riesgo de contagio.

 

Este elemento se ha convertido en obligatorio al salir a las calles de nuestro país y, evidentemente, presenta algunos inconvenientes que hay que tratar de paliar.

 

El principal es que limita mucho las capacidades expresivas de las personas: al no verse la boca ni parte del rostro, en ocasiones cuesta comprender lo que otra persona está diciendo y cuál es su estado de ánimo.

 

Esto se ha traducido que muchos fabricantes se han lanzado a crear mascarillas de tela llamativas y divertidas para, de algún modo, paliar esta situación convirtiendo las mascarillas en un objeto estético más.

 

Pero hay otro problema: ¿qué ocurre con los profesionales que necesitan que su boca se vea de modo inevitable para trabajar? Logopedas, intérpretes para sordos y otro tipo de profesionales han visto limitadas sus capacidades con la obligatoriedad del uso de mascarilla.

 

La solución: mascarillas inclusivas

Ante la situación tan delicada y vulnerable que pasan personas sordas o aquellas que necesitan terapias de logopeda o acudir con confianza a los médicos, Ahorameves ofrece un nuevo tipo de mascarillas transparentes.

 

Estos modelos cuentan con una parte textil homologada con un porcentaje de filtración bacteriana del 98% y, en la parte central, justo ante la boca, una lámina de PVC con protección bacteriana del 100%.

 

De este modo, logopedas, profesores, intérpretes de lengua de signos y otros profesionales que precisan que se vea su boca para realizar un trabajo efectivo, pueden utilizar estos modelos de mascarillas inclusivas para paliar los efectos negativos de su uso obligatorio.

 

El objetivo es generar una comunicación más óptima para crear la mayor normalidad social en casos de personas que por su trabajo o por sus necesidades físicas precisan de esta circunstancia.

 

Estas mascarillas trasparentes son reutilizables, se pueden lavar con una vida útil de hasta cinco usos, de modo que se pueden guardar para los momentos en que sean más necesarias: clases, reunión social, atención al público, visita médica,…..

 

Estas mascarillas son una excelente herramienta para el día a día: útiles, integradoras, cómodas y seguras.